Y para Ainsa que nos fuimos! Aportando a su programación este bonito taller teatralizado de musica creativa e instrumentos reciclados.

Durante la edición numero 20 del Festival -ahí es nada- pudimos disfrutar de este bonito taller en el que niños, niñas, papás y mamás jugaron, bailaron y construyeron sus propios instrumentos al mismo tiempo que conocían una antigua leyenda sobre el Castillo de Monte Perdido.